Hemos podido comprobar, en contra de la arraigada creencia popular de que el sudor por sí mismo, produce las manchas amarillas,  en la zona de las axilas de las camisas blancas. El causante es el aluminio que se utiliza como componente de los antitranspirantes, al combinarse con los cloruros, las proteínas, los carbohidratos y la urea que contiene la transpiración.

Para que puedas resolver este problema y conservar tu elegancia atravesando airoso la paradójica situación,  sobre todo durante la época más calurosa del año, te ayudamos con estas sugerencias:

  1. Lavar la camisa inmediatamente después de usarla, previene la fijación de la mancha y no te dará tantas complicaciones en el proceso de lavado.
  2. No utilices lejía, de lo contrario  el color amarillo, tomará más intensidad.
  3. Prueba el remojo en agua tibia con media cucharada de detergente y una cucharada de amoníaco durante 15 minutos.
  4. Métodos más caseros incluyen la aplicación de vinagre blanco y bicarbonato de sodio o levadura durante 30 minutos. Otro remedio casero, es mezclar dos aspirinas con agua tibia.
  5. Aplica sobre la mancha un limpiador alcalino basado en oxígeno, suele ser lo más efectivo.

Trata de utilizar desodorantes o  antitranspirantes que no contenga aluminio, o que sugiera que evita las manchas amarillas.

¿Conoces algún otro truco, que quieras compartir con nosotros?

Be Sociable, Share!